15 Mar 2018

Preparándonos para la primavera

Muchas veces es el invierno el responsable de nuestros cambios de humor, las ganas de salir desaparecen y los responsables de hacernos felices sólo son la cama y el sofá. Pero llega la primavera… y todo esto desaparece. Aunque los cambios bruscos tampoco son excesivamente recomendables. De no hacer nada a pasar a hacer mucho puede causarnos algún que otro problema. Hay que tener cuidado con estas cosas porque no sólo pueden provocarnos molestias musculares, sino que la vuelta al invierno, puede ser aún peor. La temida depresión post-vacacional. Hagamos las cosas con calma, y sólo así  nos saldrán bien.

Por eso estamos en unas fechas en las que es importante preparar al cuerpo y la mente para el buen tiempo. Los expertos recomendamos que caminar puede ser una buena opción para que los cambios no sean demasiado bruscos. Salir a pasear a lo largo de la tarde, cuando el tiempo ya va mejorando y los días son cada vez más largos, es una posible ayuda a la adaptación primaveral.

Y si te animas, y ¿por qué no? Echar alguna carrera que te puedan ayudar a sacar a los huesos del largo letargo del invierno.

Sin duda, una buena opción, y posiblemente la mejor de todas sea pasar unos días descansando en un paraje encantador, en el que se pueda disfrutar no sólo de unas hermosas rutas y paisajes sino también de instalaciones preparadas y concebidas para hacer que te sientas como en el mismo cielo.

Hablamos cómo no de los Spas, esos lugares maravillosos que nos hacen perder la noción del tiempo a la vez que nuestro cuerpo experimenta sensaciones completamente nuevas.

A lo largo y ancho de nuestra geografía y sobre todo en nuestra región Cantabria, podemos encontrar todo tipo de servicios con spa que nos ofrecen diferentes tratamientos.

Elige el que más se adapte a tus necesidades y haz de la entrada a la primavera una excusa para disfrutar de uno de ellos.

A veces sencillamente lo que necesitamos es un poco de desconexión, de lejanía a la realidad. Y para eso, qué mejor que elegir un destino en el que te sientas especial, no por la ciudad, sino por las estancias que te acogen durante los días de tu escapada. 

La primavera puede darnos la energía que perdimos en el invierno, pero también puede ser altamente responsable de hacernos sentir débil por el cambio de temperatura, sobre todo si eres de las personas que no das la bienvenida al calor.

Para estas personas, lo ideal es viajar en búsqueda de la tranquilidad, de la relajación y sobre todo el olvidarse del día a día. Puede ser un buen consejo para quienes quieren adaptarse poco a poco a la primavera, alejados del mundano ruido de la ciudad y en lugares en los que las estancias estén preparadas para, precisamente eso, desconectar de la realidad. 

Ya sabes, preparar el cuerpo y la mente para las altas temperaturas que en cuestión de unos meses tendremos es fundamental. No dejes que luego el calor te pase factura.

Y si con todo lo comentado anteriormente no te siente con fuerzas para afrontar este cambio del invierno a la primavera, en el Centro Integral Aycan te ayudamos. 

No siempre puedes tú solo, no tienes por qué saber de todo

 

Benigna Rodríguez Cobo

Psicóloga Psicoterapeuta
Centro Sanitario Integral AYCAN