13 Nov 2018

El poder de los abrazos

¿A quién no le gustan los abrazos? 

Abrazar, es un acto que conocemos desde que tenemos uso de razón, y que practicamos desde nuestros primeros días de vida.

Los abrazos son fabulosos y es algo que la mayoría de las personas piensa. Pero, ¿por qué nos gustan tanto, cuál es el poder de los abrazos? 

Si le preguntaramos a alguien para qué sirve abrazar, seguramente contestaría que para demostrar afecto, cariño y amor a la persona que recibe el abrazo… Aparte de eso, a lo mejor muchos no sepan qué decir.

Un abrazo puede venir de diversas personas, bien sea de un amigo, de un familiar, de alguien que te gusta, de tu pareja o de una persona que te tiene una simple simpatía. El abrazo es considerado como la principal demostración de afecto del ser humano. A continuación, presentamos los beneficios para la salud de un abrazo.

Beneficios De Un Abrazo

  • Se disminuyen los niveles de estrés.
  • Experimentamos seguridad y protección.
  • Se transmite buena energía a través del tacto.
  • Nuestro estado anímico se nivela en su punto más satisfactorio.
  • Se regula nuestra presión arterial.
  • Mejoramos nuestra memoria.

Al abrazar, liberamos la hormona llamada Oxitocina, relacionada con el placer y las relaciones emocionales. ¡Pero ojo! Esta hormona sólo se libera si estamos abrazando a alguien que nos agrade, que realmente queramos o amemos.

Los abrazos también liberan otras hormonas llamadas serotonina y dopamina, que tienen un efecto sedante, por lo cual produce una sensación de tranquilidad, bienestar y calma. Lo más interesante es que no solo se produce este efecto al ser abrazado, sino que este se prolonga mucho tiempo después.

Por el contrario, si el contacto se produce con personas que nos desagradan, y por las cuales no sentimos ningún tipo de afecto, nuestro cuerpo reacciona con los síntomas contrarios a los que nombramos como beneficios. Es decir, al abrazar a quien no queremos, sucede lo siguiente:

  • Desequilibrio total del organismo.
  • Se aumentan los niveles de estrés y ansiedad.
  • La presión arterial aumenta.
  • Experimentamos miedo o incomodidad.
  • Nuestro estado anímico se descontrola.

Bien. Ahora que ya sabemos esto, quiero que pienses por un momento, ¿Cuántas personas abrazas al día, que sean de tu agrado?

Los especialistas recomendamos que se deben de dar 6 abrazos al día a las personas que nos agradan. Con esta cantidad, nuestro organismo puede experimentar una sensación de armonía en todo el día.

Un abrazo nos permite comunicarnos o “conversar” con otra piel, y también con nuestras emociones internas. El contacto, es algo que debemos estimular en nuestras vidas por medio del toque con otras personas.

El abrazo, es la primera manifestación de amor que todos los seres humanos sentimos. Al nacer, somos acariciados y amamantados en los brazos de nuestra madre, por medio de un abrazo.

Entonces, al producirse este contacto desde recién nacidos, el abrazo es un acto que queda guardado en nuestro subconsciente como una demostración de afecto, cariño y protección.

La falta de abrazos termina tornándose en carencia afectiva y se refleja en otras áreas de manera negativa. 

Los dedos y el acto de tocar, son como las antenas de nuestro cuerpo, listas para sentir a otros. Es importante entonces, estimular nuestro sentido del tacto a través de los abrazos y las demostraciones de afecto.

Nosotros aprendemos a hablar, a caminar, a amar, y también a tocar… Hay que poner todo ello en práctica porque realmente lo necesitamos cada día.

Así que, ya conociendo la verdadera importancia de abrazar a tus seres amados, y de dejar de abrazar a quienes te disgustan… Es momento de que consideres una tarea diaria, el dar mínimo 6 abrazos al día, y así contribuir con el bienestar de tu cuerpo, tu salud y tu interior.

Benigna Rodríguez Cobo

Psicóloga Psicoterapeuta
Centro Sanitario Integral AYCAN